El impacto real de tu dieta

La posición de la academia de nutricionistas más grande y respetada del mundo (Academy of Nutrition and Dietetics) al respecto de las dietas veganas basadas en plantas es que estas dietas son útiles, nutricionalmente adecuadas y pueden consiguen beneficios para la salud y sirven para prevenir y tratar ciertos tipos de enfermedades. A su vez la Academia de Nutrición y Dietética opina que las dietas veganas son apropiadas para para todos los ciclos de la vida, incluyendo la etapa de embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, edad adulta y también para los atletas (1).

Las dietas basadas en plantas son más sostenibles de cara al medio ambiente que las dietas ricas en productos animales puesto que usan una menor cantidad de recursos y están asociadas con un menor impacto medio ambiental. Las dietas vegetarianas y veganas están asociadas con un menor riesgo de ciertas enfermedades, incluyendo ataques al corazón, diabetes de tipo 2, hipertensión, ciertos tipos de cáncer y obesidad (1).

Las dietas veganas y vegetarianas están caracterizadas por un bajo consumo de grasas saturadas y un consumo alto de frutas, verduras, granos enteros, legumbres, productos derivados de la soja, frutos secos y semillas. Todos estos alimentos son ricos en fibras y fitoquímicos y producen un menor colesterol total y colesterol LDL y ayudan a controlar la glucosa en sangre. Todos estos factores contribuyen a la reducción de enfermedades crónicas.

Las personas que sigan una dieta vegana bien planificada sólo deben preocuparse de conseguir una fuente de vitamina B12. Esta vitamina se puede añadir a la dieta a través de suplementos, o bien a través de alimentos enriquecidos (1).

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford publicado en junio de 2018 ha demostrado que al eliminar los productos animales de nuestra dieta, nuestra aportación de CO2 se reduce en un 73% (2). Este estudio es uno de los más exhaustivos publicados hasta la fecha. Los investigadores analizaron los efectos adversos que la agricultura animal tiene en el planeta y analizaron datos de casi 40.000 granjas de ganadería intensiva de 119 países. 

Los investigadores concluyeron que si todo el mundo se hiciera vegano el uso global de la tierra se vería reducido en un 75%. Esto sería equiparable al tamaño de los EEUU, China, Australia y toda la Union Europea juntos. Casi nada. Además, este estudio confirmó que si el mundo fuera vegano se salvarían innumerables vidas animales, incluyendo a los animales salvajes, puesto que la ganadería animal es el principal factor de la extinción de animales salvajes. 

Joseph Poore, uno de los autores principales del estudio explica que adoptar una dieta vegana es probablemente la mejor forma de reducir nuestro impacto en nuestro planeta, no sólo con respecto a los gases de efecto invernadero, también con respecto a la acidificación global, la eutrofización, el uso de la tierra y el uso del agua. Adoptar una dieta vegano tiene un impacto mucho más grande que dejar de volar a comprar un coche eléctrico. 

Otro estudio del Farm Animal Investment Risk and Return ha demostrado que la industria cárnica está poniendo en peligro el acuerdo climático de París al no informar adecuadamente sobre sus emisiones, a pesar de ser el mayor contribuyente al cambio climático (3). 

La crianza de animales para alimentos produce más emisiones de gases de efecto invernadero que todos los automóviles, aviones y otras formas de transporte combinadas. Según la Organización de Agricultura y Alimentación de las Naciones Unidas, las emisiones de dióxido de carbono provenientes de la cría de animales de granja representan aproximadamente el 15 por ciento de las emisiones globales inducidas por el hombre, con la producción de carne y leche como los principales culpables. De hecho, incluso sin incluir los combustibles fósiles, superaremos nuestro límite de CO2e de 565 gigatones en 2030 (3). 

No existe tal cosa como la carne «sostenible», y las alternativas basadas en plantas a la carne, los productos lácteos y los huevos requieren una pequeña fracción de los recursos necesarios para producir estos productos animales. 

La dieta vegana no solo es buena para el planeta, sino que también ahorra a innumerables animales una vida de miseria en las granjas industriales. Cerdos, vacas, pollos y otros animales de granja sufren horriblemente. Desde el nacimiento hasta la muerte, estos animales inocentes están atrapados en una pesadilla: encajonados y enjaulados, cortados y quemados, y brutalmente asesinados. 

Así como no hay duda de que el cambio climático es real, no hay duda de que la agricultura animal es terrible para el planeta. Únete a los millones de personas que ayudan a proteger a los animales de granja y al planeta cambiando a una dieta vegana.

 

1 Comentario

  1. Larita

    He leído con gran interés su artículo sobre El impacto real de
    tu dieta y puedo decir que es uno de los mejores artículos que he leído.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This